¡Que sea la última vez que vuelves a empezar!

lun, mar, miér y jue: 7:45 am a 2pm;
Miércoles: de 4:30 a 7:30pm;
Sábado: 9:30 am a 2pm

(55) • 5658 • 1558

Agenda una cita AQUÍ

Coyoacán, Ciudad de México.

389 rosca

Eso he escuchado toda la semana. Frases como “nada más me como un pedacito” “con la rosca me despido y después ya le damos duro a la dieta” “híjoles, y todavía falta la rosca”. También toda la semana he pesado pacientes que abren los ojos y se agarran la cabeza de susto cuando ven cuánto subieron de peso en las vacaciones. El que menos, 600g el que más (hasta ahora) 4.2 kilos. Y todavía falta la rosca.

Ese pan delicioso que año con año esperamos desde que inician las vacaciones de diciembre, que se elabora con huevo, mantequilla, harina, azúcar, frutos cristalizados y que partes esperando (o no), encontrar un muñequito dentro aporta ni más ni menos que unas 400 calorías por porción de 100g, de las cuales casi la mitad son carbohidratos, otra mitad grasa y tiene un muy bajo porcentaje, quizá entre 8 y 10% de proteína (nada significativo).

Si a esto le agregas que muchas veces las porciones son más grandes, dobles o van acompañadas de chocolate caliente, que son más o menos 200 calorías más, imagínate. En tu cenita de despedida, en el “ya namás la rosca” puedes echarte entre 600 y 1000 calorías encima.

¿Sabes cuánto necesitas caminar para quemar esas calorías? entre 70 y 120 minutos. De natación constante será más o menos el mismo tiempo.

Y ¿saben qué les voy a decir? ¡Cómansela!

Claro, es deliciosa y el tema de partirla con los amigos o la familia es insuperable, de hecho, en la vida eso es prioridad. Lo que obviamente te voy a recomendar es que hagas ejercicio. Sí, ejercicio.

Que activarse no se quede como propósito de año nuevo, quizá el pretexto de quemar las calorías de la rosca pueda servir para que inicies el hábito de moverte.

Comienza caminando despacio, después agrega velocidad, cuando sientas que la velocidad ya no es cómoda no corras, baja la velocidad y aumenta un poco la inclinación y hazlo gradualmente hasta que ya sea tanta que no sea cómoda, de ahí quita la inclinación y ya en plano, puedes comenzar a correr despacio. No inicies el año intentando correr (si no eres corredor) o te vas a lastimar.

Se que te urge perder el peso ganado, se que la motivación hace que nos emocionemos pero la mejor manera de fracasar, es apurando el proceso. Necesitas entre 2 y 3 semanas para que tu cuerpo se “des-oxide” de todo el tiempo que lleva inactivo, dátelas, no te vas a arrepentir.

Además, es mejor cuando no tienes dolor al día siguiente y puedes volver a entrenar o cuando al hacer ejercicio no te falta el aire o tienes ganas de vomitar. Vale la pena intentar hacerlo poco a poco. Así como vale la pena intentar servirte sólo un pedazo pequeño y acompañarlo con café o te (sin azúcar) o agua natural.

Disfruta la rosca, no te arrepientas de lo que comiste. Es hora de ocuparse, no de preocuparse.

Te deseo un excelente 2016 y por aquí nos seguimos leyendo.

Sol Sigal.

6 enero, 2016 @ 4:12 pm No hay comentarios en Ya nada más la rosca