¡Que sea la última vez que vuelves a empezar!

lun, mar, miér y jue: 7:45 am a 2pm;
Miércoles: de 4:30 a 7:30pm;
Sábado: 9:30 am a 2pm

(55) • 5658 • 1558

Agenda una cita AQUÍ

Coyoacán, Ciudad de México.

 

Todos tenemos tiroides. Es una glándula fundamental para la salud en donde se forman y liberan hormonas que regulan el metabolismo y la formación de proteínas. Por lo general funciona bien hasta que deja de hacerlo. Las mujeres solemos ser las más afectadas por esta condición. Puede ser que se acelere o que se desacelere, conociéndose estas afectaciones como hipertiroidismo o hipotiroidismo respectivamente.

En ambos casos hay muchos signos y síntomas que el médico internista o endocrinólogo debe ser capaz de identificar y sólo el podrá hacer el diagnóstico y la recomendación de tratamiento farmacológico. Ciertamente, no es una condición sencilla de tratar que se puede originar de muchas maneras pero es bastante llevadera si se identifica pronto y se atiende como debe ser.

Lo que es un hecho es que no es suficiente el diagnóstico oportuno y el tratamiento farmacológico correcto, es necesario completarlo con una alimentación que aporte los nutrimentos necesarios para mejorar la función de tu tiroides o que por lo menos, deje de afectarla.

Ahora, ¿Cuáles son estos nutrimentos?

El principal es el yodo. Es un mineral fundamental para la función tiroidea y está presente en algas, mariscos, yema de huevo, atún y en sal de mesa fortificada. Ojo con las sales “alternativas” que no siguen este protocolo.

Hay otros dos minerales que son muy importantes, el selenio y el zinc. Están presentes en pescados, mariscos, huevo, semillas, harina de trigo y leguminosas.

Otra consideración importante es el consumo de fibra ya que, por un lado, ayuda al control de peso y por el otro, a nivelar el azúcar en sangre y con ello la insulina. Fibra hay en frutas, verduras, leguminosas y pan, pasta o arroz integral.

Es importante que sepas que hay alimentos que debemos evitar consumir en exceso ya que pueden intervenir y alterar su función, básicamente disminuyéndola. Muchos de estos alimentos se han puesto de moda como “alimentos funcionales” o “súper alimentos” sin que los que los promueven les digan a sus seguidores que pueden alterar su metabolismo y causar hipotiroidismo.

Estos son soya, cacahuate y almendra, brócoli y crucíferas crudas, espinaca y todas las coles.

Entonces, ojo con sus dietas llenas de espinaca y kale, súper foods, lechadas de almendra y soya, aguas alcalinas, sales del Himalaya y del mar de no-se-dónde porque lo más probable es que les hayan dicho que con eso iban a perder peso y estar sanos para siempre y no, con eso lo que sí es seguro es que van a dañar su tiroides. Piénsenlo.

Por eso es que, siempre insisto, vayan con profesionales de la nutrición y no con quienes están de moda y no tienen idea de lo que hacen al recomendarles lo que les recomiendan. Y no porque quieran hacerles mal sino, porque no lo estudian en sus mini-cursos y por lo tanto, no lo saben.

Así pues, quien tenga un problema de tiroides, sea cual sea, debe asesorarse con médicos y nutriólogos especializados (y estudiados) quienes además de darles los medicamentos y la dieta especial les deben hablar de la importancia de cuidar su peso, moderar el consumo de azúcar, alcohol, productos industrializados y llenos de químicos, colorantes, aditivos, etc. así como beber suficiente agua y hacer ejercicio.

Sol Sigal.

 

 

 

14 noviembre, 2018 @ 7:18 pm No hay comentarios en ¿Tienes tiroides?