¡Que sea la última vez que vuelves a empezar!

lun, mar, miér y jue: 7:45 am a 2pm;
Miércoles: de 4:30 a 7:30pm;
Sábado: 9:30 am a 2pm

(55) • 5658 • 1558

Agenda una cita AQUÍ

Coyoacán, Ciudad de México.

 

Un hueso fracturado no es broma, necesita atención inmediata y cuidados posteriores. Independientemente de si la fractura ameritó cirugía o sólo inmovilización, seguramente vas a necesitar fisioterapia con un profesional para recobrar movilidad y volver a estar como estabas antes del accidente. Pero eso no es todo, seguro te mandaron medicamentos para desinflamar, para el dolor y (a veces) antibióticos. Todo está perfecto, lo necesitas, pero también necesitas darle al cuerpo los nutrimentos necesarios para curarse.

De eso quiero hablarte hoy. La dieta es algo que muy pocos doctores y pacientes toman en cuenta y nunca te dicen qué comer para que hueso, tendones, ligamentos, músculo y piel se regenere. Acuérdate: que tu dieta sea tu medicina.

¿Qué debes comer para recuperarte?

Proteína: Si, de buena calidad y en todos los tiempos de comida. Incluye huevo, pollo, pescado, carne roja o queso. Además, puedes incluir a veces un poco de lentejas, frijol, habas o chícharos, pero no son la mejor fuente. Finalmente, la proteína animal tiene un perfil de aminoácidos más completo. La proteína ayudará a reconstruir tejidos dañados, será su ladrillo.

Cereales: Pan, tortilla, papa, arroz o cualquier fuente de carbohidratos en cantidad moderada te ayudará a que esos ladrillos que aporta la proteína lleguen a donde tienen que ir. Además, darán al cuerpo energía para sanarse. También puedes comer fruta, porque lo que el cuerpo necesita es hidratos de carbono para funcionar y la fructosa es un azúcar útil.

Calcio, magnesio y fósforo: Minerales esenciales para la construir hueso. Están contenidos en leche, yogurt, queso, almendras, nueces, ajonjolí, semillas de girasol, chocolate oscuro (cacao) y pescado (sobre todo las sardinas, charales, salmón), quinoa y maíz blanco nixtamalizado.

Vitamina C: Indispensable para regeneración de tendones y ligamentos, así como para la formación de colágeno. Esta en cítricos (limón, naranja, toronja, piña, kiwi, guayaba) y verduras (pimiento rojo, brócoli, perejil).

Vitamina D3: Es la vitamina que se encarga de fijar el calcio en los huesos. Hay que suplementar con una dosis de 4000 UI/día porque existen muy pocos alimentos que la contienen de forma natural y tendrías consumir grandes cantidades para alcanzar la cantidad necesaria, por eso se recomienda tomar un ratito el sol para que el cuerpo produzca vitamina D y suplementar la forma D3.

Antioxidantes: Omega 3 y 6 como antiinflamatorios naturales y para el dolor. Están contenidos en aceite de oliva (prensado en frío y consumido crudo), semillas (almendras, nueces) y aguacate. Algunos pescados de agua fría también son buena fuente, pero hay que comer la piel.

¿Qué podrías tomar?

Magnesio: Mineral super importante para reconstruir el músculo. Una dosis antes de dormir ayudará al cuerpo para que durante la noche se regenere.

Probióticos: Muchos medicamentos, sobre todo los antibióticos, acaban con tu flora bacteriana o microbiota. Siembra un nuevo bioma en tu colon consumiendo diario probióticos.

Árnica: Untada, en chochos o en te ayudará a que los moretones y la inflamación vayan cediendo. Puedes también tomar o comer cúrcuma y/o jengibre

¿Qué debes evitar?

Alcohol y tabaco: Hacen mucho más lenta la recuperación, obstruyen la oxigenación, la acción de muchos medicamentos y distraen al cuerpo del objetivo de curar la lesión mientras intentan desintoxicarse de estas sustancias.

Café en exceso: interfiere con la fijación del calcio y la absorción de vitamina C. Lo mismo sucede con el salvado y verduras con oxalatos (espinaca, acelga, betabel) en exceso.

Refrescos: Son pura azúcar que te hará subir de peso mientras estás en reposo, el gas no hace bien a los huesos y además, si bebes refresco, dejarás de beber agua que es lo que realmente necesitas para eliminar residuos de medicamentos y toxinas.

Calorías vacías: Ojo con postres, galletas, helado, botanas, comida precocinada y comida rápida. Son de alto valor calórico y muy bajo valor nutricional. Es decir, subirás de peso pero no estarás sano, no tendrás energía ni le estarás dando al cuerpo lo que necesita para sanar.

Así pues… paciencia, una buena dieta y fisioterapia te harán estar de vuelta en el camino más pronto de lo que crees, una fractura toma de 4-8 semanas en “pegar”.

Sol Sigal.

 

 

 

3 abril, 2019 @ 12:31 pm No hay comentarios en ¿Te fracturaste un hueso?