¡Que sea la última vez que vuelves a empezar!

lun, mar, miér y jue: 7:45 am a 2pm;
Miércoles: de 4:30 a 7:30pm;
Sábado: 9:30 am a 2pm

(55) • 5658 • 1558

Agenda una cita AQUÍ

Coyoacán, Ciudad de México.

proteina

 

Las dietas altas en proteína se han puesto, o más bien siguen, de moda. Hay de muchos nombres, estilos y propuestas pero lo que es una realidad es que quienes desean perder peso las utilizan cada vez más.

Estudios recientes parecen demostrar cierto beneficio en el consumo de proteína frente al de carbohidratos o grasa para el control de peso y en el mejor de los casos la disminución de la masa grasa corporal.

Se sabe que consumir proteína puede ayudar de dos maneras. La primera es que las proteínas son moléculas más difíciles de romper en sus unidades básicas (aminoácidos) para que el cuerpo las pueda utilizar y la otra es que dan mayor sensación de saciedad y por más tiempo.

Por un lado, el primer efecto lo explican, entre muchos otros, T.L. Halton y F. B. Hu de la Universidad de Harvard en Boston, USA. Ellos han encontrado que una dieta alta en proteína acelera el gasto metabólico (termogénesis) lo que deriva en una cierta pérdida de peso.

Y por el otro, el equipo de trabajo liderado por Guilles Mithieux (CNRS) en conjunto con el INSERM-INRA en Lyon, Francia ha encontrado que las dietas altas en proteína inducen la gluconeogénesis (producción de glucosa nueva) en las células del intestino. Esta habilidad para producirla y liberarla a la sangre entre comidas ayuda a que el cerebro registe niveles de glucosa correctos y dispare la sensación de saciedad, misma que quita el hambre (efecto anorexigénico) por más tiempo. Aplicado a una dieta, esto se traduce en menos ingestión de alimentos.

En fin, sea cual sea el efecto o la suma de ambos, el tema es que las dietas con un porcentaje mayor de proteína ayudan a controlar el hambre, dar sensación de saciedad y perder peso. Para ello habría que pensar que a lo mejor un 20-30% de las calorías diarias ingeridas pueden venir de alimentos ricos en proteína.

Pero, ¿cuáles son estos alimentos? Hay muchos, básicamente los productos de origen animal como huevo, pollo, pescado, mariscos y carne. Pero no son los únicos, los lácteos y sus derivados son súper buena fuente (leche, queso, yogurt). Las leguminosas (frijol, haba, lenteja, garbanzo, soya, etc.) y las semillas también pueden completar el requerimiento. Todos estos alimentos pueden consumirse solos o combinados, pero ten por seguro que un licuado que tenga alguna fruta, leche y almendras te va a ayudar a controlar mejor el hambre que la fruta sola.

Sol Sigal.

6 julio, 2016 @ 10:27 am No hay comentarios en ¡Proteína para control de peso!