¡Que sea la última vez que vuelves a empezar!

lun, mar, miér y jue: 7:45 am a 2pm;
Miércoles: de 4:30 a 7:30pm;
Sábado: 9:30 am a 2pm

(55) • 5658 • 1558

Agenda una cita AQUÍ

Coyoacán, Ciudad de México.

fiestas_rehid

 

Las fiestas vienen y vienen con todo. Navidad, reuniones, cenas, desayunos y casi cualquier pretexto será bueno para despedir el año. Con todo esto, nuestros horarios y hábitos se verán modificados y nuestros patrones de hidratación también.

Suena como muy elevado, pero finalmente lo que quiero decir es que muy probablemente dejarás de beber tanta agua como solías hacerlo para sustituirlo por café, té o alcohol (que, si bien te va, lo beberás solo, pero si no, con refresco, jugo o mezcladores).

Esto lleva a tu cuerpo a un estado de deshidratación, ya sea por la diuresis que genera la cafeína o el exceso de alcohol (la famosa cruda) o por falta real de líquido. Pensando en ti y en lo importante de revertir esto, te doy opciones para que bebas y sobrevivas:

Las opciones las presento en el orden en el que yo las elegiría:

Leche. Por mucho mi favorita. De todas es la única que realmente nutre, no sólo hidrata. Es alta en electrolitos igual que las bebidas para deportista (100mg de sodio y 360mg de potasio/taza) y con otras vitaminas y minerales, pero sobre todo… ¡alta en proteína! (8g/taza). De todas las bebidas es la única que la aporta, por lo tanto, la mejor (ya saben que soy fan de la proteína). Puedes elegir versiones con o sin lactosa, con o sin grasa, con o sin fibra pero todas serán excelentes alimentos “líquidos” para rehidratarte Y NUTRIRTE después de una desvelada. Además, el origen natural de sus nutrientes hace que no haya contraindicación para la frecuencia de consumo.

Suero. Son “casi” la mejor opción. Están formulados justo para rehidratar. Contienen menos carbohidratos que las bebidas para deportista pero mejor balance de electrolitos. Su sabor dulce estimula áreas del cerebro que generan más ganas de beber, lo cual puede derivar en un mejor proceso de rehidratación. Sin embargo, el exceso en el consumo de sueros no es recomendable. Pueden usarse unos días y ya. Está contraindicado el consumo en exceso a pacientes con problema de riñón o hipertensión.

Bebida para deportista. Son de lo más común y una gran alternativa. Con un balance adecuado de electrolitos (sodio, potasio) y otros minerales (magnesio, calcio) y vitaminas (básicamente del complejo B) nos ayudan a recuperar energía. Pero, eso mismo para lo que nos ayudan, puede ser su condena. Las fiestas no precisamente son eventos “light” y si a esas comilonas le sumamos las calorías de una bebida para deportista (60/240ml), terminaremos la vacación con una talla más en la cintura. Obviamente y por esto, no se recomienda su uso en personas que tratan de perder peso o viven con diabetes. Tampoco para quienes tienen triglicéridos elevados o hipertensión.

Jugo. Dependiendo de qué lo hagas, puede ser una buena o una mala alternativa. Los jugos pueden ser bebidas muy tramposas y tener muchas calorías con pocos nutrientes. Busca versiones a base de verduras verdes y poca fruta. Puedes agregar aquellas altas en potasio (jitomate, espinaca o acelga y plátano, ciruelas o duraznos) y sodio (apio, zanahoria o alcachofa) y hacer una combinación que te reviva. Eso sí, mézclalas con agua y si necesitas agrega una pizca de sal. Ojo quienes tienen colitis porque el exceso de fibra puede generar inflamación.

Agua de coco. Bebida baja en calorías (50/taza), libre de grasa y colesterol (de origen). Aporta agua, electrolitos y carbohidratos (la fructosa es un tipo de azúcar). Frente al agua sola, es una mejor opción para rehidratar ya que este sí conserva el contenido de sodio (252mg/taza) y potasio (600mg/taza). Su contenido de azúcar (6,26g/taza) puede ser factor limitante para el consumo para quienes cuidan su peso o glucosa en sangre.

Agua sola. Es eso, agua. No aporta casi nada de minerales (sodio) y sirve para hidratar a largo plazo, como bebida de uso frecuente. Cuando la deshidratación es severa, no es la mejor opción. Además, ahora que les ha dado por quitarle todo, en muchos casos genera mayor diuresis o necesidad de “hacer pipí” derivando, otra vez, en estados de deshidratación. Además, demasiada agua puede causar una condición peligrosa llamada “hiponatremia” donde las concentraciones sodio se diluyen demasiado.

Finalmente, decidas la opción que decidas, me atrevo a decirte que lo mejor siempre será moderar el alcohol, el café y lo que contenga cafeína y que la única manera NO ADECUADA de rehidratarte es seguir bebiendo.

Sol Sigal.

 

 

21 diciembre, 2016 @ 1:10 pm No hay comentarios en ¿Mucha fiesta? Vas a necesitar rehidratar tu cuerpo