¡Que sea la última vez que vuelves a empezar!

lun, mar, miér y jue: 7:45 am a 2pm;
Miércoles: de 4:30 a 7:30pm;
Sábado: 9:30 am a 2pm

(55) • 5658 • 1558

Agenda una cita AQUÍ

Coyoacán, Ciudad de México.

chia

 

Los súper alimentos están de súper moda. La chía es uno de ellos y obviamente, ha llegado a este blog.

Si bien no es un alimento nuevo, en México se consume desde hace miles de años, hoy por hoy lo podemos encontrar en todas partes y en muchos productos. Es una planta pariente de la menta, nativa de México, Guatemala y Nicaragua y significa “fuerza” (en maya).

Las semillas están llenas de vitaminas, minerales y ácidos grasos beneficiosos para la salud en general. Si se consumen enteras (o molidas, pero no es necesario) aportan niacina, zinc, calcio, hierro, boto, magnesio, manganeso, cobre, potasio, fibra, proteína y son potente antioxidante. Es más, hasta se recomiendan en personas que fuman, beben o que están expuestas a contaminantes o rayos UVA del sol para minimizar los efectos dañinos.

La chía es amante del agua, puede absorber de nueve a doce veces su peso en sólo unos minutos. Al hacerlo liberan mucílago formando la característica capa gelatinosa que le suma propiedades saludables e hidratantes a quien las consume.

Este gel en el estómago actúa una capa protectora contra las enzimas, el ácido clorhídrico y la digestión, haciendo que el impacto de los carbohidratos sea más lento. Esto es clave para pacientes que viven con diabetes y necesitan tener control de la glucemia en sangre.

La mayor parte de la chía es fibra (35-40% o 35-40g/100g) y es la semilla que más proteína tiene (20%). Estas dos características la hacen perfecta para dietas de control de peso ya que dan sensación de saciedad por más tiempo. La fibra (sumada a la cantidad de agua de la semilla remojada) ayuda a que se forme un mejor bolo en el colon y se facilite la expulsión de heces siendo sencillo remedio para el estreñimiento.

Son 34% aceite y de ese, el 64% es omega-3. Este ácido graso es necesario para el funcionamiento del cerebro, antidepresivo y antinflamatorio beneficiando a quienes tienen dolores articulares.

No contiene gluten, así que no complica la enfermedad celiaca. En 100g aporta más del 100% de la recomendación diaria de manganeso, fósforo y magnesio y de calcio el 65%. Es decir, es de los alimentos con mayor densidad de nutrientes con muy pocos carbohidratos (menos de 3g/100g) y su ingestión se ha asociado a mejoras en la salud ósea.

Finalmente, para atletas, su uso se ha estudiado ampliamente y se encuentra que puede llegar a ser útil para recuperar energía sin usar azúcar o exceso de calorías. Además, claro, de las propiedades que mencionaba de hidratación y antinflamatorias.

Su agradable y suave sabor permite que sea adicionada a muchísimos alimentos, pudiéndose consumir cruda o cocinada. Hay miles de recetas de galletas, panes, empanizados, postres, gelatinas, aguas, sopas, cereales que contienen chía.

Son tan fáciles de conseguir, usar y consumir que no hay pretexto: ¡a comer chía!

¿Cuál es mi manera favorita? ¡En el yogurt! (puedes añadirlo tú o comprar las versiones que ya la traen, es más fácil). Imagínate un vasito con tu fruta favorita y unos 20g de chía, dos veces al día… rico, saludable, práctico y perfecto.

Sol Sigal.

14 septiembre, 2016 @ 1:35 pm No hay comentarios en La súper-Chía