¡Que sea la última vez que vuelves a empezar!

lun, mar, miér y jue: 7:45 am a 2pm;
Miércoles: de 4:30 a 7:30pm;
Sábado: 9:30 am a 2pm

(55) • 5658 • 1558

Agenda una cita AQUÍ

Coyoacán, Ciudad de México.

 

El domingo se corrió la XXXVI edición del Maratón de la Ciudad de México, evento que ha crecido muchísimo en los últimos 6 años gracias a la increíble estrategia mercadológica implementada por Horacio de la Vega y su equipo de trabajo de Indeporte.

En esta ocasión, además, se celebraron 50 años de los juegos olímpicos de México 68 y se corrió siguiendo (dentro de lo posible por los cambios en la ciudad) la ruta de aquella vez, saliendo del zócalo y terminando en el Estadio Olímpico dentro de Ciudad Universitaria.

El recorrido de 42,195 metros guiado por una emblemática línea amarilla se pavimentó de euforia, porras, apoyo, gritos, música, comida y bebida para los corredores y mucha energía para que terminaran uno de los eventos deportivos más importantes del país.

El ganador varonil fue Titus Ekiru de Kenia con un tiempo de 2:10:18 (récord histórico para este evento) y en la rama femenil Etaferahu Woda de Etiopía con un tiempo de 2:40:10. El primer mexicano en cruzar la meta fue Joel Pacheco quien quedó en sexto lugar con un tiempo de 2:18:20. En mujeres Melissandre Yolande Paserat de Silans registró 2:59:24 para el lugar 12 general. En la categoría de ciegos y débiles visuales quedaron en primer lugar Alejandro Pacheco con 2:53:34 y Mónica Oliva 3:44:29. En silla de ruedas ganaron Alfonso Zaragoza Solorio con 1:42:14 y Alicia Ibarra Barajas.

Este año se corrió por la letra O, de MéxicO, y por la O de espíritu olímpico. Este año también se buscó la certificación oro ante la IAAF ya que en 2017 se ganó la certificación plata.

De acuerdo a MedioTiempo.com apoyaron en el evento 67 médicos operativos, 51 enfermeras operativas, 339 paramédicos, 157 personas de logística, 37 líneas de Locatel, 25 policías en bicicleta, 25 módulos médicos, 31 ambulancias, 300 centinelas y 651 cámaras de C5. El arranque fue a las 6:45 de la mañana y el tiempo límite para terminar era de 9 horas.

Ese día cruzaron la meta 32,645 corredores, sin embargo, del zócalo salieron sólo 29, 555. Esto significa que sólo 27,544 pueden ser considerados finishers.

Por lo tanto, de acuerdo a Zocalo.com.mx, Horacio de la Vega habló de 3,090 corredores descalificados ya que en los resultados preliminares (de la empresa de cronometraje Márcate) no completaron el recorrido o no cruzaron alguno de los once puntos de control.

Así pues, el evento puede ser calificado como exitoso, a pesar de todo el ruido que se ha generado en redes sociales y medios de comunicación. Si bien es cierto que hay miles de corredores que sólo hicieron un tramo con tal de conseguir la medalla con la letra O, hay muchos miles más que si dejaron alma, cuerpo y corazón en una prueba que no es para cualquiera y que implica muchísima disciplina por parte del corredor y organización por parte del comité que lo ejecuta.

Además, eso sí, los miles que corrieron poco o mucho están un paso más lejos de los problemas de salud que aquejan este país. Esos que se levantaron temprano para activarse tienen un menor riesgo de obesidad y diabetes. Eso sí hay que reconocerlo.

Hay que reconocer los esfuerzos que se hacen para que nos activemos (ciclotón, maratón, clases y gimnasios en los parques, carreras, etc). Hay que aceptar que los únicos que decidimos si nos movemos o nos quedamos en casa somos nosotros mismo. Ya basta de echarle la culpa al gobierno de todo… hasta del cuerpo que tenemos y lo que hacemos con el.

Sol Sigal.

 

 

 

 

29 agosto, 2018 @ 3:14 pm No hay comentarios en El Maratón en cifras