¡Que sea la última vez que vuelves a empezar!

lun, mar, miér y jue: 7:45 am a 2pm;
Miércoles: de 4:30 a 7:30pm;
Sábado: 9:30 am a 2pm

(55) • 5658 • 1558

Agenda una cita AQUÍ

Coyoacán, Ciudad de México.

lechecuando

 

En el contexto de saber a qué hora es mejor comer cuál alimento, hoy toca explicar la leche.

Sí, ese líquido blanco lleno de nutrientes que tantas personas han satanizado sin razón y que han quitado de la boca a cientos de niños, mujeres o adultos que sí lo necesitan.

Comenzaré diciendo que en México un porcentaje importante de la población no alcanza a cubrir el requerimiento de calcio diario, que según datos de la NIH  (National Institutes of Health, Osteoporosis and Related Bone Diseases National Resource Center de USA) va de 200 a 1300 mg/día. Por lo tanto, con la edad, tendrán mayor probabilidad de desarrollar enfermedades óseas (osteopenia/osteoporosis) y cardiovasculares (hipertensión, ciertos tipos de cáncer) que se pudieron haber prevenido o mínimo posponer su aparición con el simple hábito de beber leche.

Ahora, ¿cuándo es mejor? Le he dado muchas vueltas y la única respuesta que me viene a la mente es: SIEMPRE. Tomar leche tiene muchos beneficios dependiendo de la hora del día en que se haga.

En el desayuno: te preparas o preparas a tu familia para un día de locos, en la calle, la oficina o la escuela y necesitas un desayuno completo. La leche aporta vitaminas, minerales, proteína, carbohidratos, grasa y agua. Es decir, todo lo que necesitamos para arrancar bien. Que muchas personas tengan miedo de los carbos o las grasas es otra historia, pero lo que la ciencia ha comprobado es que todos los necesitamos. La puedes beber sola o combinar con fruta, verdura, cereales (avena, amaranto) y hacer licuados. Con un vaso antes de salir de casa aseguras el calcio que, al exponerte al sol y la consecuente producción de vitamina D, se absorberá de manera más eficiente para fortalecer huesos, dientes y todo tu cuerpo. Además, el aporte de vitamina A ayudará a proteger tus ojos del sol, la luz y las radiaciones de las pantallas.

A media mañana o media tarde: el aporte de proteína te mantendrá sin hambre y la lactosa, que finalmente es un tipo de azúcar, te dará la energía que necesitas para continuar en tus ocupaciones, pero sin este pico de glucosa en sangre que dan otras formas de azúcar (como la fructosa de las frutas). Para los que estudian, el calcio ayuda a mejorar el movimiento de los músculos y a pensar mejor. Además, hidrata. Mucho del sopor y malestar de media mañana o media tarde tiene que ver con deshidratación y la leche tiene más de 80% de agua.

En la comida: un vaso con leche ayudará a que se te quiten (o al menos puedas controlar mejor) las ganas de comer postre. Su sabor dulce (alrededor de 5% de la leche es lactosa) y sus nutrientes dejarán a tu cuerpo, cerebro y corazón tan tranquilos que te olvidas de las ganas de atacar el chocolate o el pastel. Obvio, la leche tiene menos calorías que otros postres (entre 100 y 150 por taza).

Después de hacer ejercicio: como lo hemos dicho millón de veces, la leche es el recuperador perfecto para después de entrenar. Este alimento completo con las proteínas (suero y caseína) harán que tus músculos crezcan, se recuperen y nutran. Recuerda que la dieta de hoy es el entrenamiento de mañana, así que preocúpate por darle a tu cuerpo lo que necesita para aguantar las extenuantes rutinas de ejercicio. Su contenido de vitaminas del complejo B (B12 en especial) te darán tanta energía que todos los días te vas a sentir con ganas de entrenar y el potasio te ayudará a prevenir calambres. Por supuesto, es importante también en la hidratación post ejercicio.

Cena: la leche contiene un aminoácido llamado triptófano, que a su vez es precursor de la serotonina, neurotransmisor implicado en la regulación del sueño. Esto se traduce en que, con un vaso de leche antes de ir a la cama dormirás mejor. Además, la principal proteína de la leche es la caseína, la caseína se absorbe lento, lo que garantiza que durante las horas en la cama no tendrás hambre y seguirás nutriendo tus músculos.

Finalmente, la clave está en comprar una leche de calidad y conservar la cadena de frío para que no pierda sus propiedades. No le tengas miedo, al contrario. Recuerda que en los alimentos no hay nada bueno ni malo.

Sol Sigal.

 

23 noviembre, 2016 @ 3:09 pm No hay comentarios en ¿Cuándo es mejor? Tomar leche