¡Que sea la última vez que vuelves a empezar!

lun, mar, miér y jue: 7:45 am a 2pm;
Miércoles: de 4:30 a 7:30pm;
Sábado: 9:30 am a 2pm

(55) • 5658 • 1558

Agenda una cita AQUÍ

Coyoacán, Ciudad de México.

cereales

 

Cereales o carbohidratos, los usamos como sinónimo, pero no lo son. El grupo de los cereales es aquel conformado por alimentos hechos a partir de trigo, centeno, avena, amaranto, arroz, centeno, sorgo, quinoa, etc. Con ellos suelen hacerse panes, pastas, galletas, extruidos dulces (como cereal de caja) y miles de diferentes productos. Los carbohidratos están, además de en los cereales, en los alimentos que contienen azúcar (frutas, lácteos, dulces, etc.) y almidones (papa, algunas verduras, leguminosas). Es decir, los cereales tienen carbohidratos pero también otros nutrientes como fibra, vitaminas y minerales. Y al revés, no sólo los cereales tienen carbos.

Hablando específicamente de los cereales, ¿cuál es su función? Son fundamentales. Ellos con los que dan energía rápida y pronta al cuerpo. Los carbohidratos contenidos en ellos se vuelven glucosa y de ella se alimentan el cerebro y los músculos. Digamos que del aporte de carbohidratos de la dieta depende nuestro desempeño físico y mental.

¿Cuándo es mejor comerlos? Cuando vayamos a gastarlos, ya sea pensando o moviéndonos. Es decir, todo el tiempo. Sí, necesitamos que nuestra alimentación tenga, por lo menos 50% de carbohidratos para poder realizar las funciones básicas diarias.

En la mañana nos ayudan a despertar. Después de horas de ayuno el cerebro se encuentra sin reserva y necesita activarse, para ello necesitamos glucosa. Puede provenir de cereales de buena calidad.

Durante el día, mientras tengamos actividad y funciones metabólicas, necesitamos consumirlos. Para trabajar, ir a la escuela, hacer labores del hogar o lo que sea, necesitamos el cuerpo y el cerebro y ellos necesitan carbohidratos. Una buena opción son los contenidos en los cereales.

En torno al ejercicio son súper importantes. No hay cuerpo que resista una rutina de gimnasio sin glucosa en la sangre. De hecho, si pensabas que “todo está en tu mente” pues más vas a necesitar consumirlos porque el cerebro necesita unos 130g de glucosa al día para mantenerte vivo.

¿Cuándo no los necesitas? Quizá muy tarde en la noche, cuando ya te vas a dormir y el cuerpo y cerebro se disponen a descansar. Si bien nunca se detienen, la tasa metabólica baja tanto que con una cena moderada o el consumo correcto durante el día podrás llevarla bien.

¿Qué debes cuidar? La cantidad y la calidad. En el 90% de los alimentos que consumimos, sobre todo los procesados, hay carbohidratos. Ya sea que se mencionen en la etiqueta o no, siempre tienen. Es por eso que muchas veces en las dietas nos pasamos en la cantidad que comemos.

Hay que tener mucho cuidado. La mejor manera de mantener los carbos a raya es cocinando productos frescos y abriendo la menor cantidad posible de empaques. Además, checar que tengan fibra y en su caso vitaminas y minerales. A menor “proceso” más nutritivos.

La clave está en no pasarse de dos porciones de cereal por tiempo de comida principal, esto quiere decir: 1 bolillo, 1 tortilla de harina o 2 de maíz o 4 de nopal, ½ taza de arroz, pasta o quinoa, 3 cucharadas de hojuelas de avena o amaranto, 2 rebanadas de pan integral. Si el cereal está combinado con azúcar, la dosis es menor. Dos porciones serán: 10 galletas María, ½ taza de cereal de caja o 1 galleta integral o pan dulce medianos.

Esta recomendación puede funcionar para varones, en el caso de las mujeres, la mitad.

En fin, como verás, el tema está en que muchas veces comemos más de lo que necesitamos y eso se traduce en almacén de grasa. Cuando el cuerpo recibe carbos los pone a disposición para que se utilicen como fuente de energía y si después de un rato no se usan, los almacena para su posterior disposición. Así es como vamos “engordando” poco a poco sin darnos cuenta.

¿Mi recomendación? A los cereales hay que perderles el miedo pero no el respeto. Hay que cuidar la cantidad y la calidad y sobre todo, aumentar el gasto para que no se almacenen. A mayor actividad, mayor necesidad de cereales. Un especialista puede ayudar a calcular tu dieta personalizada y que sepas cuánto y cómo comerlos para no subir de peso.

La próxima semana hablaremos de cuándo es mejor comer productos con azúcar, que también contienen carbohidratos pero se les conoce como “simples”, ya les explicaré por qué.

Sol Sigal.

 

 

26 octubre, 2016 @ 3:24 pm No hay comentarios en ¿Cuándo es mejor? comer cereales