¡Que sea la última vez que vuelves a empezar!

lun, mar, miér y jue: 7:45 am a 2pm;
Miércoles: de 4:30 a 7:30pm;
Sábado: 9:30 am a 2pm

(55) • 5658 • 1558

Agenda una cita AQUÍ

Coyoacán, Ciudad de México.

 

Todos queremos estar sanos, fuertes y marcados pero no todos estamos dispuestos a hacer lo que hay que hacer para lograrlo. Es decir, Todos queremos ser lo que no somos para intentar pertenecer al selecto grupo al que no pertenecemos. Queremos que con el mínimo esfuerzo se noten todos los resultados. Eso no es nada fácil y no es seguro.

En el consultorio veo muchos, muchísimos pacientes que lo que buscan no es estar sanos sino verse fit. De hecho, muchas veces no dimensionan el precio que tienen que pagar lograrlo. Veo chavos obsesionados con el ejercicio, con las pesas, con los suplementos y las dietas, con las “selfies” y las modas. Y de ellos son pocos, muy pocos, los que están enterados de los riesgos y posibles consecuencias de lo que están haciendo.

Claro, a los 20 o 30 años todo parece fácil. No se enteran o no creen que tomar esa cantidad de suplementos puede hacerles enfermar; que hacer ejercicio obsesiva y compulsivamente lejos de ayudarlos a tener un cuerpo como el que quieren, los hace alejarse de el; no creen que pueden lesionarse, no alcanzan a ver que de nada sirve que coman como comen o entrenen como entrenan si no descansan y dejan de desvelarse, fumar y tomar alcohol.

No quieren creer que un estilo de vida saludable es el único camino para ser lo que quieren ser. Siempre preferirán atajos sin caer en cuenta que cualquier atajo a la larga es el camino más largo y peligroso. No quieren hacer cambios a largo plazo… parecería que esta vida inmediata en la que viven la quisieran aplicar a los cambios en su físico, obvio, sin importarles su salud.

Si, esos son los jóvenes que han venido a consulta últimamente. Me imagino que esto tiene que ver con mi especialidad en el tema deportivo y la moda que hoy por hoy es hacer ejercicio, mucho ejercicio.

Veo chavos que no aprueban las materias del colegio o la universidad, pero no faltan al gimnasio. Chavas que no pueden con su alma, pero aún así salen a correr a la hora que sea con tal de hacer ejercicio. Amigos que se reúnen para intercambiar recomendaciones de dieta y rutinas de ejercicio pero que no salen a tomarse un café sin su celular. A eso le sumamos que han eliminado carbohidratos de su dieta, duermen poco, quiere y necesitan vida social y pasan horas en sus diversos “gadgets”. Son ellos los que no entienden por qué su masa muscular no crece rápido y mucho.

La respuesta es sencilla: su músculo no crece porque están más estresados que entrenados. Tanta actividad y tanta exigencia los está matando, los tiene locos. Porque además jamás logran sentirse satisfechos con los logros que obtienen, siempre creen que podrían estar más fuertes, más tonificados, menos anchos, más magros, etc. Siempre sienten que podrían hacer más ejercicio, comer menos o comer mejor. Siempre están en deuda con ellos mismos. Está de volverse loco.

Es un circulo vicioso que hay que romper y a veces eso es lo que intento en consulta. A veces puedo, a veces no porque hay quien no quiere escuchar y entender que lo que está haciendo está mal y es peligroso. Hay quien me dice que no le importa el riesgo, que está dispuesto a pagarlo con tal de ganar una apuesta o con tal de verse de equis manera. Hay quien prefiere morir que vivir sin “verse bien”.

Los chavos de hoy están muy complicados… siempre mi pregunta es: ¿y tus papás? Muchos no los ven, otros no les hacen caso. Pero ¿Saben qué? Papás y mamás: ¡a nosotros nos toca tratar de ubicarlos! Claro… siempre y cuando nosotros no estemos en el mismo rollo y ellos sólo lo hayan aprendido. Ojo ahí.

Sol Sigal.

 

 

 

 

 

12 junio, 2019 @ 3:06 pm No hay comentarios en ¿Cómo lograr lo que estoy buscando?