¡Que sea la última vez que vuelves a empezar!

lun, mar, miér y jue: 7:45 am a 2pm;
Miércoles: de 4:30 a 7:30pm;
Sábado: 9:30 am a 2pm

(55) • 5658 • 1558

Agenda una cita AQUÍ

Coyoacán, Ciudad de México.

382 ortorexia

Las redes sociales pueden ser peligrosas. Muy. Se han vuelto la fuente de información más veloz y más consultada. ¿Quieres saber del tráfico? ahí te dicen casi en tiempo real. ¿Necesitas ver qué pasa en el mundo? un par de clicks y listo, eres analista internacional. ¿Te urge saber qué enfermedad tienes o no tienes? tres videos, un link, dos infografías y listo, eres médico, psiquiatra o nutriólogo. ¿Estas desmotivado? algo encuentras. ¿Tienes dudas o deudas? cientos pueden explicarte. ¿Tienes miedo? otros tantos pueden consolarte.

No importa quién, no importa cómo, en las redes sociales está justo lo que estás buscando. Todos son especialistas y tienen la verdad en la boca, bueno, en los dedos.

¡Que miedo! Porque con el anonimato que las redes permiten ya no sabes de quién escuchas qué y con ese mismo anonimato decides si haces caso o no. Total, nadie se va a ofender porque nadie sabe quién eres (ni le importa).

Últimamente veo y leo más pseudonutriólogas llenando sus muros de fotos lindas e información falsa. Ofreciendo recetas que te llenarán de vitalidad, salud y energía si dejas de comer tal o cual cosa y te acercas a esta otra. Ponen fotos de lo que supuestamente comen, de lo felices y sanas que son para que quieras comer así y ser así.

La mayoría, porque es lo que ahora está de moda, propone dietas llenas de alimentos de moda: kale, goji berries, agua de coco, quinoa, hemp, leche de almendra, sal del Himalaya, salmón noruego y sataniza lo que hemos comido toda la vida: lechuga, , manzanas, jamón, queso, carne, leche de vaca… los medios han dejado de encontrar interesante el mercado del “no-comas” y están atacando el nicho de “come limpio”.

Preparaciones con nombre elegantes, ya no es un jugo es un smootie, ya no es un panque es un cupcake, ya no es un pan con jamón es un enjambre de quinoa con proteína vegan y hierbas aromáticas.

Lo que antes te tomaba 10 minutos cocinar, hoy te toma 40 y te cuesta el doble pero… es por tu bien. No importa que tires a la basura cientos de yemas de huevo, no importa que no puedas salir a la calle porque ahí venden pura comida “mala”, es más, ni siquiera importa que no estés cubriendo tus requerimientos nutricionales, lo que importa es que estás a la moda y estás haciendo lo que crees que es mejor para ti y tu familia porque así lo leíste en internet, en Facebook o en twitter. Cientos de páginas, aplicaciones y  redes sociales promoviendo, bajita la mano, que seas ortoréxico. Si, ortoréxico. Promueven una enfermedad que se conoce pero nadie ve como mala.  Hasta ahora.

Así como antes ser muy flaco era lo de moda hasta que se dieron cuenta de que eso era una enfermedad llamada anorexia y mataba a las niñas y jóvenes (¡hasta la fecha! El dato publicado hoy es que 10 de cada 100 niñas entre 12 y 17 años tienen anorexia y de esas 10, 5 se mueren) hoy lo de moda es comer limpio, nada industrializado, preparado ni conservado. Todo debe ser clean, vegan, raw, alcalino, orgánico… una bola de términos que a lo que hacen referencia es a que debes cultivar en tu jardín trasero todo lo que comes (¡en esta ciudad donde ni macetas podemos tener).

Estamos obsesionándonos con lo que no deberíamos. Estamos atacando lo que no es importante. Nos preocupan los edulcorantes, colorantes y conservadores y no nos ocupa estar más cerca de nuestros hijos y nuestros padres para salir a comer, dejar de lado el celular y conversar un rato. No nos preocupa quitar de nuestra mente el miedo a comer para comenzar a disfrutar cuando lo hacemos. Deberíamos dejar de pensar y comenzar a sentir, acercarnos a lo que somos y alejarnos de lo que deberíamos ser.

La ortorexia gana terreno, destruye vidas, mata personas. Así, igualito como la anorexia, la bulimia, el cáncer y la diabetes. La ortorexia engancha, miente y traiciona. Es falso que debamos comer así, debemos comer como debemos comer: balanceado, variado, moderado, a tiempo, suficiente y en paz.

Así que… ¡a dejar de buscar dietas y alimentos de moda! Hagan lo que deben hacer: comer bien, hacer ejercicio y descansar. Eso, eso también lo decimos en las redes sociales pero… no les gusta escucharlo.

Sol Sigal.

18 noviembre, 2015 @ 7:15 pm No hay comentarios en ¿Comes “clean”?