¡Que sea la última vez que vuelves a empezar!

lun, mar, miér y jue: 7:45 am a 2pm;
Miércoles: de 4:30 a 7:30pm;
Sábado: 9:30 am a 2pm

(55) • 5658 • 1558

Agenda una cita AQUÍ

Coyoacán, Ciudad de México.

386 comer en el coche

 

Ahora sí, ya entró en vigor. A partir del 15 de diciembre de 2015 deberás ser más prudente al usar tu coche. Los límites de velocidad son mas estrechos, no te puedes distraer y debes –o te multan–, llevar las dos manos en el volante. Eso significa que no puedes ir hablando por teléfono (a menos que tengas altavoz), mucho menos escribiendo mensajes o maquillándote. Es más, ahora no puedes fumar, comer ni beber mientras el coche esté en movimiento.

De alguna manera puedo respirar con tranquilidad porque hay horas tan complicadas que a veces avanzas sólo 100 metros en 10 minutos así que en momentos así, podrías hasta escribir un libro (¡o tu post en el blog!). Pero no todos tienen que sufrir el tráfico y los atolladeros, muchos tienen la suerte de usar su coche en horas no pico y poder avanzar.

Es en ellos en quienes pensé al escribir este texto. Es para quienes se trasladan grandes distancias y pasan la mitad del día de un lado al otro. Son ellos quienes verán complicada la dinámica de cohabitar en un automóvil y tener que hacer todo al mismo tiempo: comer, hablar, manejar, esquivar baches y peatones, encontrar nombres de las calles, cambiar su velocidad y seguir el errante gps al mismo tiempo.

Para ellos y su tema de alimentación se me ocurrieron tres opciones, dos no aplican y una sí. De todas maneras se las comparto.

La primera es que contraten un chofer que los lleve y traiga así puedan ir comiendo, bebiendo, trabajando o durmiendo. Está bien, lo se… no se puede. Son muy pocos los afortunados que podrán recurrir a esta propuesta. Otra es usar transporte público pero probablemente tampoco sea tu plan ideal.

El plan B sería que se levanten más temprano y desayunar en casa. Idealmente eso es lo que todos deberíamos hacer pero los que no lo hacemos sabemos que no es por falta de ganas sino por sobra de cansancio. Además, ¿qué pasa si lo que estás comiendo no es el desayuno sino la comida o alguna colación porque, con el tamaño de esta ciudad pasas la mitad de tu día (o más) transportándote de un lugar a otro? El tamaño y la dinámica con la que vivimos a veces nos obliga a hacer de nuestro auto una casa rodante o simplemente a veces se te antoja tomar un café y al mismo tiempo tienes que hacer camino para llegar a tu cita. Sabes que lo ideal sería sentarte en una mesita en la calle, leer el periódico mientras bebes un café recién colado y ves gente pasar… ok, no puedes.

Dicho lo cual y después de estos tristes escenarios, les presento un tercer plan: conseguir comidas rápidas, nutritivas y seguras para que no te multen. Son fáciles de transportar, no escurren ni manchan y aportan nutrientes que necesitas… ahí les van.

1. Leche o yogurt. Un capuchino, una lechita mini o un yogurt para beber son opciones completas que aportan proteína y carbohidratos, se consumen rápido o puedes ir tomando en cada semáforo. Procura colocarlo en el portavasos entre sorbo y sorbo.

2. Frutos secos con semillas. Si traes en una bolsita o tupper, pasitas, arándanos, nueces, almendras y cacahuates podrás comerlos poco a poco y te aportan grasa, carbohidratos y proteínas (todo lo que necesitas).

3. Todo troceado. Así es, ahora tendrás que tomarte 2 minutos más de tu tiempo para cortar ese sándwich en pedazos más pequeños o esa quesadilla en 10 minis para que puedas tomar un trozo, metértelo a la boca de volada y volver a poner las dos manos en el volante.

4. Pretzels o palomitas. Un puñado y listo, a manejar de nuevo. Las puedes combinar con alguna fuente de grasa, semillas por ejemplo.

5. ¡Agua sola!. No creo que te ganes una multa por beber agua, ni que bebieras tanta (jajajaja). Quizá sirve de pretexto para que instaures el hábito.

Ahora, no me queda más que desearte suerte con el nuevo reglamento… acuérdate que hay cámaras y radares vigilando todo lo que haces.

Sol Sigal.

16 diciembre, 2015 @ 3:00 pm No hay comentarios en ¡Come en el coche! Te digo como