¡Que sea la última vez que vuelves a empezar!

lun, mar, miér y jue: 7:45 am a 2pm;
Miércoles: de 4:30 a 7:30pm;
Sábado: 9:30 am a 2pm

(55) • 5658 • 1558

Agenda una cita AQUÍ

Coyoacán, Ciudad de México.

cocina

 

Un porcentaje muy alto del éxito tiene que ver con el proceso. Con la alimentación es igual.

He dicho tantas veces que la salud comienza en la cocina que hoy se me ocurrió presentarles los básicos que deben tener para comer mejor y sin mucha complicación.

Tomen nota (en un descuido hasta se los regalan hoy, 10 de mayo, con el pretexto del día de la madre):

Báscula, taza y cucharas medidoras

Si, en todo plan de alimentación y en toda receta se miden cantidades. Puede ser de ingredientes, las porciones, qué-se-yo, pero siempre se necesita medir y pesar. Es más, en cualquier dieta ya sea para subir de peso o bajar o para controlar alguna enfermedad, las porciones importan y deben ser exactas. Una taza medidora de vidrio tipo Pyrex es perfecta para que puedas usarla también con cosas calientes; las cucharitas medidoras deben ser de por lo menos 8 tamaños, para que te sirvan bien y finalmente, la báscula, te recomiendo que sea digital, son más fáciles de usar y más precisas.

Aceitera en spray

Si, de esas que puedes rellenar con tu aceite favorito y te permiten servirlo en forma de spray, dosificado. Con ello te ahorras dinero porque por un lado no pagas envases cada vez y por el otro, porque seguramente usas menos aceite para cocinar o para aliñar tus ensaladas. Además, por si eso fuera poco, consumes el aceite fino y rico que te gusta, no cualquier otro.

Sartenes antiadherentes

Cocinar sin grasa es básico para la salud. Las grasas y los aceites, una vez que se calientan, son menos saludables y pueden causar enfermedad cardiovascular y sobrepeso/obesidad.  En México tenemos la costumbre de freír todo y la verdad es que no necesariamente sabe más rico, es un tema de hábitos que podemos y debemos cambiar. Para ello necesitas empezar teniendo un buen juego de ollas y sartenes que realmente permitan cocinar y que los alimentos no se peguen. En las tiendas ya hay de muchas marcas y de muchos materiales, busca los que te gusten y que se ajusten a tu presupuesto. No son baratos, lo sé, pero es una inversión que puede ahorrarte muchos problemas de salud y gasto en medicinas y doctores.

Olla de cocción lenta, vaporera y freidora sin aceite

En la misma línea que la recomendación anterior. ¿Quieres cocinar rico y sano? Prepara tus alimentos a temperaturas bajas, al vapor y sin grasa, es la mejor manera de conservar los nutrientes. No son caras y te facilitarán la vida. Además, hay unas tan buenas que una vez que las tengas te preguntarás cómo pudiste vivir tantos años sin ellas. Todas vienen acompañadas de recetarios súper completos para que, además, diversifiques los menús en casa.

Toallas absorbentes

Siempre sirven para eliminar la poca grasa que quedó al cocinar, ya sea porque los ingredientes la contienen o porque de plano le pusiste al sartén. Ten en casa un rollo y pon a escurrir los alimentos antes de servirlos.

Moldes con tapa, contenedores de plástico y bolsas con cierre

Si logras organizarte y cocinar un mismo día tus alimentos para toda la semana, estás del otro lado. Consérvalos congelados o en refrigeración, ya porcionados para cada día. Esto te ayudará a no caer en la tentación de pedir cualquier cosa o llenarte de lo primero que encuentres en casa o en la oficina. Puedes tener verduras picadas o al vapor, fruta en trozos lista para comer, así como guisados de pollo, carne o pescado que sólo necesiten calentarse.

Especiero

Si, de esos padrísimos llenos de botecitos de muchas hierbas, sales, pimientas y combinaciones deliciosas. Recuerda que sólo necesitas echar a volar tu imaginación para satisfacer tu paladar. Prueba, sazona y experimenta. La mejor cocina no es la que se hace con muchas cosas, sino con las mejores.

Filtro de agua

Siempre agua sola, mucha. Para ti y para toda tu familia, por salud. Para ello necesitas que sea potable y si puedes, remineralizada. Hay algunas marcas que con piedras, filtros y esponjas especiales vuelven a poner los minerales que necesitamos y ajustan el pH. Una vez más… es una inversión.

Así pues, algunas ideas para que tu cocina sea tu centro de salud más cercano y te ahorres sustos o gastos futuros.

Sol Sigal.

 

 

 

10 mayo, 2017 @ 3:14 pm No hay comentarios en Tu cocina, centro de salud